SOULBURNER – Flames Of An Endless Disease

SB_FRONT_OK

Flames Of An Endless Disease
Rotten Cemetery Records, 2014

Desde el sur de Chile, específicamente de la ciudad de Concepción,  SOULBURNER nos deleita con su último álbum, Flames Of An Endless Disease, el cual fue grabado, mixado y masterizado en los estudios Audiomotion de Concepción.

Recordemos que esta banda viene martillando nuestros cerebros desde el año 1997, y su formación actual está conformada por Hans Haeger (guitarra); Matías Guzmán (bajo); Alvaro Robles (batería); Ignacio Albarran (guitarra); y René Fuentes (voces).

 Flames Of An Endless Disease está muy influenciado por el death metal sueco de principios de los ’90, principalmente  por bandas como At The Gates, Grave y Entombed, sin embargo también en algunos momentos se denota el sonido estadounidense, sobre todo de los primeros años de Cannibal Corpse.

Desde ya les digo que este disco suena increíble. Esa mezcla de potencia, suciedad y guturalidad agradará el paladar más exigente. A Game With My Mind inicia los fuegos. Las guitarras ejecutan riffs brutales y estridentes, siendo a la vez capaces de interpretar melódicos y potentes solos. El juego de voces es chacalísimo, mezclando timbres agudos con tonos guturales. Batería y bajo marcan acertadamente los tiempos, dejando entrever que este álbum te destrozará la cabeza.

The Fear Illusion continúa la matanza. Brutal de principio a fin. Los riffs son bastante corrosivos. Muy sucios y veloces. De verdad que el sonido alcanzado por estos oriundos de Concepción es muy bueno. Qué gusto escuchar producciones con esta calidad de sonido.

Nebolous y The World Is At War son extremadamente bestiales. La vocalización te llevará a los abismos. La sensación de locura y violencia te dejan sin aliento. Son temas bien elaborados musicalmente, con un sonido death metal que agita tus neuronas en todo momento.

El tema que da título al álbum se inicia con ritmos medios. Flames Of An Endless Disease tiene unos riffs bien pegajosos y pesados. En ciertos momentos la batería mantiene un ritmo permanente a doble bombo, intercambiando golpes exactos a tambores y platillos. El bajo muy potente dando esa cuota de sonido profundo que envilece aún más la música de SOULBURNER.

Sigue 432, cuya interpretación clásica en guitarra nos recuerda la música medieval. Es la pausa necesaria dentro del disco para dar paz a nuestras cervicales. Pero como todo en el mundo, no alcanzas a reponerte y Karmic Demise te desangra de principio a fin, sobre todo por su velocidad y demoledores riffs. Cierran este álbum los temas Draconspiracy; The Edge Of Knowledge; Then; The Greed Disguised Of Faith; y Sacred Deceit.

En resumen, Flames Of An Endless Disease posee en total 15 temas (se incluyen 3 bonus tracks) llenos de potencia y brutalidad, con composiciones muy bien estructuradas y un sonido de gran calidad. Todo indica que SOULBURNER seguirá su marcha de fuego, encendiendo las hogueras que calcinarán las almas de todos los fieles seguidores del bestial death metal de la escuela de Gotemburgo.

Miguel Ferrer Vergara

Un pensamiento sobre “SOULBURNER – Flames Of An Endless Disease”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>