ATOMIC AGGRESSOR nos devasta con su esperado álbum debut!

Pasaron más de dos décadas para que Sights Of Suffering se materializara como el tan ansiado y esperado álbum debut de una de las bandas más legendarias del Death Metal nacional. Editado en Chile bajo la etiqueta valdiviana Rawforce y en el resto del mundo por Hell’s Headbangers (Ohio, Estados Unidos), los diez aplastantes cortes que lo completan  lo convierten definitivamente en el disco del año para Grinder y seguramente, para muchos de ustedes que esperaron pacientemente este tan anhelado suceso.
Como siempre, Grinder Magazine está detrás de quienes trabajan seria y profesionalmente, es por eso que contactamos a nuestro camarada Enrique Zuñiga –guitarra-, quien ha estado detrás de este acto desde el día uno. Con esta entrevista sabrán los pormenores de este disco y los planes del grupo para los próximos meses.

Escucha Faceless Torment

Me gustaría partir felicitando a la banda por el tan esperado logro de lanzar un disco. No puedo imaginar lo que significa para ustedes. ¿Cómo están actualmente las cosas y ánimos dentro de la trinchera de Atomic Aggressor?
Bueno, de verdad estamos muy contentos por haberlo logrado,… a pesar de demorarnos 25 años!!! Jajaja… En general estamos bastante satisfechos con el resultado. Ahora sólo queremos ir a tocar a todas partes para mostrar los nuevos temas y ver qué reacción generan entre los bangers.

¿Se siente como una espina menos en el cuerpo esto de haber finalmente avanzado en un capítulo más de la banda?
Sí, un peso menos sobre los hombros. Además costó bastante por diversos problemas que fueron apareciendo en el camino y demorando el proyecto. De hecho ya no queríamos tocar más en vivo hasta sacar el disco. Además hay tantas bandas sacando sin problemas sus álbumes, que ya nos estaba entrando la depresión.

¿Cuéntanos cómo fue el proceso de grabación de Sights Of Suffering? ¿Qué fue lo más complejo? ¿Había presión interna de hacer algo a la altura de las circunstancias?
Desde que comenzamos a componer los temas sentimos cierta presión. Nos auto impusimos el objetivo de no decepcionar y de lograr el álbum que nosotros hubiéramos sacado en el ’92, cuando nos disolvimos.
En ese proceso hubo muchas discusiones y se alargó mucho más de lo que queríamos.
Así que finalmente al llegar al estudio, buscábamos que la producción estuviera a la altura de nuestras expectativas, pero sin sobre producir el sonido y sonar demasiado procesados o demasiado modernos.
Se buscó el sonido de cada instrumento y se discutió harto en el proceso. Lamentablemente se agregaron algunos problemas que nos retrasaron. Así que la grabación no diría que fue demasiado relajada que digamos.

¿Por qué decidieron grabar en Pulsar estudios? ¿Hubo referentes previos como para asegurar que el trabajo iba a ser bien logrado? ¿Qué otros estudios se tuvieron en cuenta?
Llegamos a ese estudio por recomendación de nuestro manager Gerardo “Zapallo” Pinto. Evaluamos un par más, pero ese estudio tenía lo necesario y estaba cerca de nuestras casas.

¿Cuál ha sido el aporte de Gerardo “Zapallo” Pinto al grupo? ¿Qué cosas aportó en la grabación? ¿Fueron los temas grabados tal cual ustedes los compusieron o hubo intervenciones y cambios en ellos por parte de Zapallo -como es lo que un “Productor” hace generalmente-?
Zapallo está trabajando con nosotros desde hace un tiempo y ha sido un gran aporte. Vendría siendo el quinto Atomic. Es nuestro manager y sonidista en vivo, además de haber sido co-productor del disco. Él no se mete mayormente en la música, aparte de hacer algunos comentarios. Más bien hizo toda la coordinación y logística de la grabación, por lo que fue vital para lograrlo.

El sonido de Sights Of Suffering calza perfecto con el concepto de la banda y con la imagen que ustedes proyectan desde que se formaron en los ochenta. A pesar de eso, el álbum no suena del todo Death Metal como uno podría imaginarse. Hay elementos y afinaciones que le dan texturas del viejo Thrash Metal.   Es una especie de ensamblaje particular. ¿Cómo te sientes con ello? ¿Lo ves de la misma manera?
Yo pienso que eso se debe principalmente a la afinación de las guitarras. Nosotros seguimos afinando en Mi, y eso, que antes no era nada especial, hoy en día le da un toque especial a una banda Death Metal. Además, como dices, nosotros mezclamos bastante Thrash en nuestro estilo, que para mí se identifica mucho con lo que se hacía en los inicios del Death Metal, o sea antes de 1990.

Al mismo tiempo, el proceso de composición creo que tomó bastante tiempo.  ¿Cómo podrías evaluar el resultado logrado? ¿Son estas canciones más complejas que los viejos temas?
Ese proceso realmente tomó mucho tiempo. Mucho más de lo que debió tomar. Aunque el resultado nos tiene conformes.
Cuando decidimos volver a componer y hacer un disco debut, aproximadamente en 2009, costó mucho volver a encontrar la línea y se perdió mucho tiempo por varios problemas personales que fueron surgiendo. Yo diría que realmente nos pusimos a avanzar en 2012.
Los nuevos temas no son más complejos que los antiguos, aunque creo que hay riffs y estructuras un poco más trabajados que antes.

¿Cuáles son los temas del disco que tuvieron más dificultad a la hora de grabarlos?
Ninguno en particular. Algunos eran más complicados en batería, otros en guitarra o voz.

Teniendo en cuenta el gran nivel de producciones que hay en Chile y en el extranjero, ¿cómo evalúas y posicionas este disco entre sus pares?
Creo que es un disco no demasiado pretencioso, con una producción de buen nivel, pero no exagerada. El sonido quedó bueno, pero sin sonar demasiado moderno.
Eso es lo que buscábamos.
Tampoco queríamos sonar mal a propósito, como hacen algunas bandas para dárselas de old school.

¿Qué tipo de proyecciones se plantearon para este disco?
La verdad no nos pusimos objetivos específicos más allá de concretar por fin nuestro álbum debut. Simplemente queremos que lo escuche la mayor cantidad de gente posible y que tengamos la posibilidad de tocar en cuantas partes podamos.
Esperamos tocar tanto en Chile como en el extranjero y saldar la deuda que dejamos en 1992.

Sadism, banda que comparte gran parte de su historia con ustedes acaba de concluir una gira por distintas ciudades de Chile ¿Tendrá el público de regiones la posibilidad de contar con Atomic Aggressor sobre escenarios locales?
Por supuesto. Acabamos de tocar en Concepción y estamos preparando tocatas en otras ciudades de Chile. Hasta ahora podemos confirmar Puerto Natales y Rancagua, pero estamos acordando más fechas.

¿Qué tan factible resulta para ustedes poder salir fuera de Chile a tocar? Es importante reconocer que por estos lados del planeta lamentablemente las bandas están ligadas a las responsabilidades individuales de sus miembros, sobre todo al ámbito laboral.
Así es. No puedes pensar en subsistir con el metal y quedarte viviendo en Chile.
En nuestro caso, todos tenemos trabajos, estudios y responsabilidades familiares, además de la banda.
No es fácil salir, pero es posible. Todo pasa por una buena planificación.
En este momento estamos por confirmar algunas fechas afuera, tanto en este como en otro continente.

Entiendo que hay planes de retomar el viaje a Colombia ¿Qué pasó realmente?
Simplemente yo creo que fue un problema de plata y de planificación de parte del productor de allá.  Nunca nos compró los pasajes aéreos, a pesar de hacer reservas en distintas aerolíneas. Fue un poco confuso.
Lo malo es que igual vendió tickets para el festival usando nuestro nombre como cabeza de cartel.
Ahora estamos con una nueva posibilidad de ir a ese país.

Brasil es un mercado grande. ¿Por qué nunca han intentado explorar y visitar ese país?
Este año tuvimos una invitación que no se concretó para tocar allá.
Como sea, no teníamos ganas de movernos mucho hasta no tener nuestro álbum listo. Ahora estamos mucho más motivados a “explorar”.

Sabemos que irán a tocar a un lugar muy remoto en Chile como lo es Puerto Natales. Nos llama la atención que en lugares tan extremos, hayan personas tan devotas y motivadas para organizar eventos como en el que estarán Belial, Attacker Bloody Axe y ustedes. el próximo 7 de Febrero del 2015. ¿Cómo se gestó eso?
Entiendo que un grupo de personas de allá se puso de acuerdo para hacer un concierto y simplemente nos invitaron.

Estamos súper motivados para tocar allá, porque en las ciudades donde hay menos conciertos, la gente valora mucho más cada show. Además llega gente de las localidades cercanas y no tan cercanas.

El ambiente que se genera es la raja, aunque haya mucho menos público que en una ciudad más grande.

Entiendo que el trabajo saldrá además en vinilo por Hell’s Headbangers. ¿Habrá alguna diferencia entre el CD? ¿Hay planes de editarlo en Tape?
Sí, Hell’s Headbangers va a editar la versión en vinilo de Sights of Suffering. Va a traer un bonus track, más fotos e ilustraciones, y además va a salir en disco doble! El sello va a editar 3 versiones: Vinilo negro, de color y picture disc.

Por ahora no hemos conversado con los sellos de editar cassettes.

El Death Metal ya no es la amenaza que era en los ochenta. Al mismo tiempo, con los avances de la tecnología es mucho más fácil lograr un sonido brutal, al menos estéticamente hablando.  ¿Es más difícil tratar de sonar auténtico o fiel a un sonido en particular como lo es el Death Metal?
Claro que es más fácil sonar profesional hoy. Cualquiera puede grabar con un computador en su casa y sonar mucho mejor que cualquier demo de los años 80. Y con un poco más de recursos no es tan difícil tratar de imitar el sonido de una banda grande. Pero el problema está en la propuesta de cada banda. Hoy hay muchas bandas grandes de Death Metal que suenan increíble, pero que han perdido el alma de su música y se han metido en una dinámica muy mainstream.

Para mí el Death Metal debe seguir en el underground, tanto en su música como en su propuesta completa.

Al menos nosotros buscábamos sonar bien, pero no demasiado procesados ni tratando de imitar a las bandas de Death Metal de hoy.

¿Está todo hecho en el Death Metal? ¿Es Atomic Aggressor una banda que en el futuro quiera experimentar con este sonido, como lo han hecho bandas clásicas como Morbid Angel por ejemplo? Teniendo en cuenta que son un referente a la hora de citar una influencia en Sights Of Suffering, ¿Cuál es tu opinión sobre ellos?
No sé, quizás en algún momento nos den ganas de hacer algo un poco o muy distinto a lo que hacemos hoy. Eso depende simplemente de sentirse o no satisfechos con lo que estamos haciendo. Por ahora queremos hacer lo que nos gusta, lo que nos identifica y lo que dejamos pendiente en 1992.

Me parece que cuando los músicos se aburren de lo que están haciendo (algo que es muy válido en todo caso) se ponen a hacer discos que suenan cada vez más mecánicos o se ponen a experimentar con otros estilos. Es como algo cíclico.

Muchas veces agarras un disco que no escuchas hace mucho y al escucharlo vuelve a romperte la cabeza. O aparece una banda nueva que toma los elementos más clásicos de un estilo y deja la cagá igual.

Yo creo que en el Metal siempre se puede sonar fresco, a pesar de agarrar los mismos ingredientes una y otra vez. Por eso el Metal sigue vivo y alimentando la fidelidad de los bangers viejos y jóvenes ya por varias décadas.

Más adulto y con una mirada distinta a la de un joven veinteañero, ¿Qué filosofía rescatas del Death Metal? Al mismo tiempo, ¿Cuáles podrían ser tus críticas o puntos de contradicción que ves en la escena?
Me gusta la estética y mantener una actitud crítica respecto al mundo, al mercado, a la música, etc. Una actitud underground, podría decirse. Algo que une a varias personas en algo que aún puede llamarse “un movimiento”.

La contradicción se produce cuando algunas bandas tratan de volverse mainstream y pierden su razón de ser.

Líricamente ¿cómo han evolucionado las temáticas de las que trata la banda en sus canciones?
No han evolucionado. Jajaja
Seguimos hablando de lo mismo que en 1989: principalmente historias de terror inspiradas por H. P. Lovecraft y cosas similares.

Cuando Atomic Aggressor regresó el 2007 la expectativa era grande. ¿Hubo planes de hacer un disco en esos años? Si fue así, ¿Cuáles fueron los motivos que lo impidieron?
Al principio el plan fue sólo tocar en vivo y sacar la recopilación oficial de los demos, debido a que había aparecido un CD recopilatorio no autorizado por nosotros.
No nos proyectábamos demasiado en ese momento.
La idea de hacer el disco vino un par de años después y se fue retrasando por diversos problemas.

Desde nuestro punto de vista, Pablo Clares -ex baterista del grupo- se veía como uno de los principales motores de la banda, tanto por su activa participación y actividad con otras bandas, como también grabando en su estudio DM6. Sin embargo, a raíz de la salida o abandono de este músico, son varias las interrogantes que sería bueno aclarar y revelar.  Siempre y cuando ustedes también estén dispuestos a contar. ¿Cuáles fueron los motivos de la separación de Pablo Clares con Atomic Aggressor?
Sin duda Pablo fue clave en la reunión de Atomic y en los primeros aprontes para el álbum. Además estuvo a cargo de varios aspectos logísticos de la banda.
Pero en un momento el trabajo como grupo dejó de fluir como queríamos y decidimos separarnos,… De una manera muy amistosa en todo caso.

¿Hubo planes de grabar en DM6 el disco de Atomic Aggressor? ¿Qué tan cerca de eso estuvieron?
La verdad buscamos por otro lado. No quisimos grabar en los estudios más utilizados por las bandas metaleras.

El ingreso de Julio Bórquez imagino que vino muy de cerca de una recomendación de Pablo. Al menos esa es mi impresión. Ya que sabemos que Julio estaba con Pablo en Magnanimvs. ¿Cómo fue gestado su ingreso al grupo?
Así es. Pablo nos presentó a Julio. Luego lo probamos y calzó muy bien en la banda, tanto en lo musical como en lo humano.

¿Es Julio aún miembro de Magnanimvs? Sabemos además que él está en la banda Capilla Ardiente, una agrupación bastante distinta a los parámetros del metal extremo. ¿Cuál es tu opinión de Capilla Ardiente y de Magnanimvs?
Julio no está en este momento en Magnanimvs. La banda entiendo que se está reformando.
Ambas bandas me gustan bastante. Son grandes exponentes de sus estilos.

El integrante más nuevo en el grupo es Alvaro Llanquitruf. Háblanos de su ingreso al grupo. ¿Cómo fue el proceso? ¿Qué grado de importancia le das en el resultado del disco que acaban de editar?
El contacto lo consiguió Zapallo cuando estábamos buscando batero.
Cuando lo probamos, nos dimos cuenta que él tiene bien claro lo referente al estilo y al sonido que debe tener Atomic.
Además, en la interpretación también ha sido un aporte para mantener un feeling como el que queríamos: bien tocado, pero con elementos algo primitivos rescatados de nuestros demos.

¿Qué bandas Death Metal u otros estilos te han sorprendido últimamente?
En los últimos años me han sorprendido Praise the Flame, Ancient Crypts, Force of Darkness, Perdition Temple, Vorum, Prosanctus Inferi, Nocturnal Graves, Degial, Dead Congregation, etc.

Recuerdo los gloriosos días de cuando existía Death Power Zine, fanzine que hacías con Patricio Leiva, ex baterista de Atomic Aggressor.  ¿Qué echas de menos de esos años? ¿Cómo ha cambiado tu perspectiva y forma de ver y vivir el Metal?
Bueno, lo que más echo de menos de esa época es al Pato… jajajaja.
Creo que lo que más cambió es la inocencia con que uno veía el movimiento en esa época. Uno se cruzaba en la calle con alguien con una polera de Slayer y automáticamente lo veía como un amigo o un miembro de tu mismo club.
Hoy eso ya no existe.

Rise Of The Ancient Ones (Hell’s Headbangers/Rawforce, 2008) fue un compilado que trajo muy buenas vibras al interior de la banda. ¿Hay copias disponibles aún de este trabajo? ¿Planes de seguir re-editándolo?
Sí, aun quedan copias en CD. No hemos conversado con los sellos de hacer nuevas ediciones.

Junto a otra leyenda del Death Metal nacional como Unholy War, ustedes saldrán en un Split compartido formato 7”EP que estará exclusivamente en el próximo número de Grinder Magazine. A parte de este interesante aporte, ¿hay más planes similares con otras bandas o sellos?
No. Por ahora estamos enfocados en salir a tocar el material del álbum.

En lo que va de tu carrera musical, ¿cuáles son los conciertos en los que has tocado y que te han dejado mejores recuerdos, experiencias y satisfacciones? ¿Por qué?
Varios en realidad. En general las tocatas en regiones casi siempre son muy gratificantes. Algunos muy especiales han sido en Arica, Coyhaique y Puerto Montt. También los conciertos más grandes, cuando hemos compartido escenario con bandas que nunca hubiéramos soñado, como Possessed, Venom y Slayer.

Si tuvieras que elegir un concierto en Chile que te haya marcado y dejado marcando ocupado, ¿cuál sería?
Bueno, muchos. Pero en este momento me acuerdo del segundo concierto de Possessed en Chile, en Kmasú. Fue muy potente y mucho mejor que cuando nosotros tocamos con ellos.

Más allá de los planes de conciertos, La pregunta del millón, ¿Tendremos más Atomic Aggressor en el futuro cercano?
Por ahora sólo tenemos un objetivo: tocar el disco nuevo en Chile y el extranjero. Luego veremos qué hacemos más adelante.

Por ahora estamos muy motivados con seguir adelante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>