ORDO INFERUS – Invictus Et Aeternus

Ordo
Invictus Et Aeter
Doomentia, 2014

Ordo Inferus es una banda death metal sueca conformada en 2012 por ex miembros de bandas como Excruciate, Necrophobic, Morpheus, Godhate o Nifelheim; entre otras.
La vocalización está a cargo de Tony Freed; la batería es golpeada por Janne Björkenfjäll; la trituración de cuerdas es machacada por Hempa Brynolfsson y Sebastian Ramstedt como Lead Guitar.

A mediados de 2013 estos salvajes lanzaron su EP debut de nombre Damnati, con el cual aniquilaron a todos quienes se cruzaron por su camino, con tres temas cargados de un crudo sonido death metal old school.

Doce meses más tarde, Ordo Inferus nos patea el culo con su primer LP, cargado de oscurantismo y brutalidad, sorprendiendo además con líricas que narran la historia del antiguo Imperio Romano, desde su fundación, a la expansión que unió bajo una sola bandera las diversas tribus y civilizaciones. Es por eso que todas las canciones de Invictus et Aeternus llevan títulos en latín, rindiendo homenaje a Rhea Ilia, César, Saturno y toda esa época cargada de las pasiones humanas.

Musicalmente, Ordo Inferus está desatando un infierno con su primer LP, y digo esto por la experiencia sórdida y profana con que cuentan sus miembros, quienes llevan en la sangre el clásico sonido death metal old school de Estocolmo.

Invictus et Aeternus tiene en total doce pistas en 48 minutos, todas muy poderosas y cargadas de oscuridad, con un gran despliegue técnico por parte de estos músicos. En específico su música recuerda una mezcla entre los primeros discos de Dismember y Unleashed, cuya vocalización recuerda algo de los holandeses Gorefest. También hay claras influencias de Autopsy, como también partes que recuerdan a Vader. Sin embargo, coincido con la banda en que su crudo y oscuro death metal tiene algo de épico en el sentido blasfemo y anticristiano (y no relacionado al sonido power metal europeo), gracias a las atmósferas que estos suecos crean, sobre todo con melódicos acordes cargados de oscurantismo y sacrílegos teclados de fondo utilizados de forma esporádica. Ejemplo de esto es como se inicia el relato de esta historia, con la Intro Sub Imperio Prolapso, que da un mensaje de muerte y desolación, para luego abrir los fuegos con Lingua Silentium, con el cual Ordo Inferus presenta sus cartas: Temazo cargado de poderosos riffs, con muy buenos solos de guitarra. La gutural vocalización llena de rabia el ambiente que adquiere mayor relevancia gracias a los permanentes cambios de ritmo y quiebres por parte del batero. Todo suena muy profano.

Cada tema te deja sin aliento. Son verdaderos puñetazos al estómago con la potencia con que un ejército romano invadió pueblos y villas. Otros títulos a destacar son Tunica Molesta, con un baterista que se luce con tantos golpes llenos de perfección y bestialidad. Los riffs velocísimos, al igual que los solos de guitarra; Rhea Ilia, en el cual Tony Freed se luce con sus cuerdas vocales, maldiciendo a los vientos con su potente y gutural voz; y Servi Domini Veri, que entremezcla velocidades y cambios de ritmo con el salvajismo propio de la escuela de Estocolmo.

En síntesis, Invictus et Aeternus es un álbum completamente oscuro y anticristiano, con músicos que expresan bestialmente su arte, acompañándose de un relato lírico concreto, que apela a un periodo importantísimo de la historia de la humanidad. Al escribir estas líneas de fondo suena el Outro del disco, Saturnum Salutamus, la cual me da algo de paz después de la brutal expresión musical de Ordo Inferus.

Miguel Ferrer Vergara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>