HORRENDOUS – Anareta

 

Horrendous

Dark Descent Records, 2015

Estos estadounidenses vienen tocando juntos desde el año 2009, y su formación está integrada por Jamie Knox (batería); Damian Herring (guitarra y voces); y Matt Knox (bajo y voces).

Hoy nos presentan su tercer álbum, Anareta, y tal como lo expusimos en Grinder Magazine N° 31, su música es un Death Metal Old School con evidentes influencias del sonido europeo, especialmente At The Gates y Pestilence. Sin embargo lo que más se evidencia en su última producción es la constante búsqueda por un sonido propio, característica inconfundible de bandas que quieren trascender a nivel artístico. De hecho, en palabras de Damian Herring, “fue toda nuestra vida durante más de un mes (dos meses si se incluye la mezcla y masterización),… Hubo una gran cantidad de magia en el aire“. Cabe destacar que Anareta fue grabado, mezclado y masterizado en Subterranean Atalaya Studios (www.subterraneanwatchtower.com), y su diseño de arte de la cubierta fue realizado por Brian Smith.

En cuanto a la música, The Nihilist abre los fuegos con una pausada melodía que, tras un desgarrador grito, desata la locura que Horrendous trasciende a través de sus creaciones. Esta sensación de trastorno se ve acrecentada por una vocalización muy similar al desahogo de Martin Van Drunen (Pestilence), pero sin duda que los intensos riffs también aportan lo suyo. Los solos de guitarra, bastante melódicos, se integran perfectamente a la búsqueda musical que la banda realiza. A ello sumen una batería cargada de breaks y cambios de ritmo, como también un bajista que acompaña muy a la par.
Ozymandias continúa con un sonido espectacular. Esta vez sí la vocalización es liderada por un estilo más cercano al Black Metal. A nivel instrumental se dan un sinfín de matices, principalmente en una línea Death Metal melódica muy cercana por momentos al Heavy Metal. En este aspecto Horrendous demuestra esa incansable búsqueda por alcanzar un nivel superlativo, rescatando en su génesis un sonido Old School hasta límites que aún desconocemos. No es menor el hecho que este tema supere los siete minutos, y que no te des cuenta como pasan por tus ondas cerebrales los distintos momentos de éste.

El melódico inicio de Siderea recuerda esos aires suecos que indicamos más arriba. Este tema instrumental demuestra la calidad artística y técnica de la banda. Continúa Polaris, nuevamente con una vocalización en el estilo Pestilence. Personalmente me llama gratamente la atención el hecho de que los temas sean vocalizados de manera indistinta por su guitarrista y por su bajista. A destacar en este tema momentos muy cercanos a un Doom y aceleraciones técnicas muy propias de la escuela antigua.

En total son más de 45 minutos de un Death Metal melódico, que rescata el sonido Old School y lo enmarca en el nuevo milenio, incorporando técnica que se ve acrecentada por la calidad extraordinaria conseguida en el proceso de grabación.

Miguel Ferrer Vergara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>