OCULTUM – Ceremonia Oculta Primitiva

BAJAIndependiente, 2015

Con la presentación de un arte gráfico sobre papel craft muy bien logrado y estéticamente armónico, y en un formato digipack, los nacionales OCULTUM nos enrostran su álbum debut “Ceremonia Oculta Primitiva”, un compendio de siete oscuros y crudos intentos por describir esa magia que se esconde en ese Doom Metal roñoso que además mezcla los mejores aromas del Stoner con el Sludge, sonidos que en Chile ya cuentan con una cantidad significativa de seguidores y bandas. Destacan SANGRIA y ELECTROZOMBIES, dos ejemplos claros que en las cloacas también existe otro mundo y se respira otro aire. Otro referente obligado en la materia es YAJAIRA, quienes se pueden percibir como influencia en “Nausea y Oración”, corte que abre este registro.

Para entrar en materia, hay que adelantar que esta banda se formó en Santiago el 2009, y desde la salida de su single “Tumba de Siglos”, han estado muy ocultos ante el radar de medios y seguidores afines. Afortunadamente este trabajo nos demuestra que siempre podremos sorprendernos con lo que vomita el mundillo subterráneo de la capital.

Denso, arrastrado y sepulcral, el sonido que emerge desde “Ceremonia Oculta Primitiva” se desvanece en el aire creando una atmósfera única y pagana, llena de rituales sonoros simples y minimalistas que, a momentos, me hacen recordar a una vieja agrupación norteamericana llamada WINTER, quienes en 1990 aplastaron el Underground con “Into Darkness” (Nuclear Blast) Por otro lado, es fácil percibir el aroma del sonido sabático que tanto ha calado hondo en el país, y que en este disco se percibe de manera natural y lógica.

Aunque el grupo se confunde a rato con el sonido Stoner -que es más bien dinámico y con otras armonías-, el principal veneno de este trabajo es su oscura capa de humo, que se distorsiona fluidamente en la locura y caos que generan los cuatro integrantes que grabaron el disco. Sebo –voz y guitarra- agudiza todo con una cruenta y desgarradora interpretación, mientras que Lautaro sabe como meter sus armonías y solos de manera justa y sin excesos, generando esa densidad perfecta en estos grupos que suelen no tener muchos espacios para los solos de guitarra. Junto al bajista Pablo K. endurecen sus cuellos para terminar desangrados de agonía.
Actualmente sin baterista estable, OCULTUM continúa en su siniestra senda con la esperanza de seguir generando esa oscuridad que tan bien les sienta.

Estén atentos a esta banda que seguramente va a seguir dando sorpresas.

Andrés Padilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>