RECRUCIDE – The Cycle

679695The Cycle
TQC, 2018

Hace rato que los santiaguinos RECRUCIDE andan en la modalidad avión. Lo digo de una manera lógica para explicar el constante progreso que han demostrado en los últimos años, completando la edición de cuatro discos en estudio. Cada uno, con un calibre distinto, pero que en una marca registrada (muy al Death Metal nacional) fue capaz de empujar una máquina de increíble combustión que se tradujo en una abismal transformación de lo que alguna vez fuera la banda cuando se formó en un lejano 1993. Actualmente siento que son otra banda. Con más energía que nunca.

Por lo mismo, hoy, RECRUCIDE es sinónimo de perfección, temas ajustados, ejecución al límite y composiciones que se destacan por la precisión y velocidad. Muchos cambios de ritmo y ajustados solos de guitarra dan vida a The Cycle, este cuarto y generoso trabajo que en una claridad impresionante, tiene la gracia de sonar aplastante, brutal y al mismo tiempo elegante. Para muchos, quizás hasta no debería llamarse Death Metal, para otros sí. Creo que este estilo ha sabido darle espacio a nuevos ángulos. La tecnología hoy lo permite y nos ha brindado esa posibilidad. Por el lado opuesto, los puristas prefieren el sonido más sucio y desgarrador para este género. RECRUCIDE ha sido inteligente en ese aspecto al contener un género como este y darle un nuevo aire con sus propias habilidades.
En algo estoy seguro, es que nunca habrá un punto de acuerdo. Para mi, RECRUCIDE tiene lo que merece. Cuando se hacen las cosas de manera profesional, humilde y con la pasión suficiente para que la autogestión funcione al máximo. Esa fórmula no falla.
Aunque también siento que por mucho tiempo esta banda estuvo dentro de una escena un poco cerrada en ciertos aspectos, haciéndolos verse en segundo plano. Sin embargo, RECRUCIDE supo pavimentar su propio camino, esquivando los desaires de estar un poco fuera del radar. Afortunadamente eso quedó en el pasado y sus trabajos hablan por sí solos.

Hay que destacar el trabajo gráfico y de ejecución de cada integrante. No hay errores ni detalles al azar.

Desde el puntapié inicial con Disowned hasta el último track Candelabrvm, Rodrigo Zepeda (bajo/voz), Hernán Muñoz (guitarra), Rodrigo Alpe (guitarra) y Guillermo Pereira (batería), hacen una gran demostración de cómo ejecutar sus instrumentos a su máximo potencial.

Espero que esta banda pueda seguir expandiendo sus horizontes y logre proyectarse a destajo con su propuesta. Energía hay de sobra, ya que así se percibe en su música. Espero así lo vean todos aquellos que aún no le prestan la debida atención.

Andrés Padilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>