EYEHATEGOD en Chile junto a SANGRIA

Poster_Alt_RuinaEYEHATEGOD en Chile
Teloneros: SANGRIA
Espacio San Diego, 4-10-18

Fotos por Mauricio Curihuaiqui

“Monstruosidad sin límites”, es una de las frases que se me vienen a la cabeza al tratar de describir el show que vivimos el jueves 4 de Octubre en Santiago.
El puñado de incrédulos asistentes sumaba varios cientos de cabezas dispuestas a recibir una dosis de electroshock directo al cerebro. Y así fue.

El gusto de ver a la leyenda del Sludge norteamericano, EYEHATEGOD (EHG), por fin se hacía realidad en suelo chileno. Por donde lo miren o imaginen, lo del jueves estaba garantizado que iba a ser inolvidable, de esos shows que no siempre se dan en este país. Las bestias de New Orleans dieron cátedra de cómo explotar y hacer reventar un sonido que parece ser primitivo tanto en su creación, como ejecución, pero que retiene en su totalidad todos los elementos básicos para un ceremonia como la que ellos ofrecen: Minimalismo puro, agresividad y una puesta en escena que está lejos de ser glamorosa.

Acertadísima fue la apuesta de haber incorporado a esta fiesta, a una tremenda y talentosa agrupación nacional como lo es SANGRIA. El puesto se lo tenían más que merecido.
Vale destacar que son pocas las productoras como Red House, que se atreven a montar sus shows considerando a los teloneros casi como si se tratara del cabeza de cartel. Puedo sonar exagerado, pero siento que cada show de Red House se involucra tanto con los fans como con la banda soporte, siendo esta, un aporte al espectáculo, y no un relleno, como se tiende a pensar.
Felicito el enorme trabajo que hicieron (Red House), ya que han demostrado que SÍ existe lo que llamamos “hacer la pega por pasión”, y no sólo por ganar lucas, lo que tampoco es malo si consideras que se invierten varios millones en cada espectáculo. El tema de fondo es que esta gente sabe lo que hace. Insisto, hay que aplaudirlos.

Cuando comenzó el pantanoso ritual de los santiaguinos SANGRIA, se podía apreciar que el lugar estaba a la mitad de su capacidad. El set list de los nacionales tuvo un intenso recorrido por toda su discografía, dándose el espacio incluso para que se subieran al escenario varios amigos de la banda, y de paso darles ese espaldarazo anímico que siempre es bien recibido en esta hermandad que se ha generado en la escena Stoner / Doom chilena. Uno de ellos fue Comegato (Electrozombies, Yajaira) con quien interpretaron un tema -Osamenta- de BICEFALO (proyecto de Comegato y Osvaldo, voz en SANGRIA.
Se notó a una banda relajada y confiada en lo que hacía. Con calle y puesta en escena. Tremendos teloneros, incluso llegué a escuchar a un personaje, al finalizar el show “me gustaron más los teloneros”. Seguro en el corto plazo, habrá más noticias de ellos.

Tras el paso de la primera banda, no pasó mucho para ver en el escenario a los mismos EYEHATEGOD arreglando sus instrumentos, preparando el set y hasta probando sonido frente a toda la audiencia. Por un lado, no me gusta que se pierda ese “factor sorpresa” en los shows. Quizás con una cortina (como antiguamente se usaba en el Manuel Plaza), se podría evitar esa pérdida de “química en el aire” que existe antes de que tu banda favorita salga al escenario. Esa adrenalina se perdió ayer. Pero, bueno, estamos hablando de EYEHATEGOD y ellos, lo que menos les preocupa es lo que opinemos nosotros, o los fans. Ya la tienen clara. Tienen la calle que todo músico debiera tener, y no ostentar tener.

Era lógico que el cabeceo interminable fuera a continuar torturando cuellos. Cuando ya estaban todos dentro del recinto, aproximadamente 10.15 PM, comenzaban a sonar los primeros riffs disonantes. Se venía la masacre sonora. Pensé incluso en llevar tapones para no salir sordo, pero afortunadamente sobrevivimos.

La banda creadora del ruidoso y catártico sonido a inicios de los 90, por fin estaba lista para sacudirse en el Espacio San Diego. Con músicos originales y fundadores como Jimmy Bower (guitarra) y Mike Williams (voz), el show estaba garantizado a ser destructivo. Por ahí pensaba en que esta agrupación es una versión sórdida y torcida de DOWN, banda donde el mismo Bower ha dedicado parte de su vida, pavimentando y marcando una diferencia al predominante Thrash o Death Metal que arrasaba en esos años con la escena Underground. Desde un principio, EHG nos mostraba su testarudez, su visión y rebeldía en ir contra la corriente. Hoy se avalan con creces al darnos cuenta que estas agrupaciones son de verdad, y no intentan aparentar otra cosa, menos zambullirse en el podrido “glammour” y egocentrismo que tienen cientos de bandas metaleras hoy en día, simplemente porque quieren encajar en una escena.
No menor fue el certero aporte que completan en el escenario Gary Mader (bajo) y Aaron Hill (batería). Estos últimos en ingresar al grupo han mostrado que su motor es el caos, la improvisación y la locura. Vale resaltar que EHG no usó un set list predeterminado. Ellos se dejan llevar por la energía de la gente y a estas alturas, estas bestias tocan de memoria. Por lo mismo, fueron alargando el repertorio a medida que la gente mostraba su entusiasmo. Williams siempre irónico al comunicarse con la audiencia, quedó fascinado y en varias oportunidades se le vio surfear al público. Hasta llegó a abrazarlos como muestra de felicidad.
Destaco cortes como Medicine Noose o Sister Fucker, entre la veintena de latigazos que nos dieron. Hay que reconocer además que su peculiar forma de ser, provoca emociones encontradas en la gente. ¿Se estaba sacando los mocos en varias ocasiones? ¿Pedía acaso que lo escupieran? Inspirador el hombre.

Musicalmente, puede que haya contradicciones en los gustos, ya que en lo personal, siempre aluciné con las bandas que tienen buenos solos de guitarra, sin embargo EYEHATEGOD, más aún Jimmy Bower, está lejos de pretender cumplir esa norma que rige en la mayoría de las bandas metaleras. La disonancia, la rudeza y brutalidad de sus riffs son lo único que cuenta, y eso quedó demostrado ayer en la hora y media de intenso Sludge a la vena que pudimos presenciar en un Espacio San Diego, que se veía lleno, pero que lamentablemente no colmó su capacidad máxima, quedando en evidencia que este tipo de bandas son aún duras de tragar y digerir para la media de los fieles seguidores del Metal. Está claro que la paila hay que tenerla preparada y bien entrenada para estas ocasiones. En pesadillas podría imaginar a EHG con un quinto integrante, un guitarrista que inyecte alucinógenos y nuevas fuentes de inspiración. Pero por lo visto, estos cuatro rebeldes están muy conformes con el formato que tienen.

Ahora resta contar los días para otro evento singular e impensado en estas tierras, como lo es el próximo evento de Red House, que contará con la visita de la inigualable banda EARTHLESS el 10 de Noviembre, y en donde también tocará otra particular agrupación nacional como LOS TABANOS EXPERIENCE. Atentos!

En el nombre del sufrimiento, “gracias”.

Por Andrés Padilla

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>