TYRANT – Hereafter

378121Hereafter
Shadow Kingdom, 2020

En cuanto supe que Robert Lowe cantaría en esta banda lo primero que pensé fue: Una nueva oportunidad para un gran vocalista. Esa oportunidad merecida por la ya larga trayectoria que ha dejado joyas para el metal, como “Into the Depths of Sorrow” o “Death Magic Doom” (Solitude Aeturnus y Candlemass respectivamente).

Al ver la caratula es inevitable decir: me recuerda a “Nightfall” (Candlemass). Una portada (pintura al parecer) de una persona en un bote rumbo al otro lado de la realidad o de la vida, como quieran decirlo. Otro dato interesante es que cuenta con la producción de Bill Metoyer (un viejo, viejo conocido).

Antes de comentar el álbum es necesario mencionar que esta banda ya cuenta con una larga vida en el metal. Se formó en el año 78 y a lo largo del tiempo han entregado, con este, cuatro larga duración. El line up lo completan: Greg May en bajo (miembro original), Rocky Rockwell en guitarras (1980-1997, 2008-presente) y Ronnie Wallace      en batería (2010-presente).

Una intro da inicio a un álbum, que de inmediato se me hace exquisito. “Dancing on graves” es una oda al heavy doom, con la voz de Lowe demostrando toda su gran trayectoria y haciendo gala de su depresivo y brillante estilo. El sonido es clásico, análogo y claro haciendo disfrutar de inmediato con ese tono sombrío de Lowe. Le siguen “The Darkness Come” y “Fire Burns” los cuales te invitan al headbanging una y otra vez.

“Hereafter”, el tema, es a mi gusto el punto más alto de un gran álbum que trae de vuelta ese sonido de los primeros discos de Solitude Aeturnus, pero optimizado en melancolía y riff pesados que te hacen querer ir por ese vinilo de inmediato. Coros pegajosos que se te quedan en la mente y resuenan como campanas de la sentencia de muerte. Rocky simplemente se luce a lo largo del disco con sus excelentes solos y ese sentimiento que solo los grandes tienen al interpretar, simplemente un maestro. Batería y bajo se complementan perfectamente para dar una base rítmica precisa y exacta.

“Pieces of Mine”, da inicio a un tema que te recordara un inicio gigante, pesado y muy heavy. De esos que son épicos por derecho propio, que maravilla es poder tener a este gran vocalista en forma y cantando como nunca. Le siguen “Until the Day”, “When the Sky Falls” y “Bucolic” tema que marca una inflexión en el álbum al tener una intro acústica, melancólica y con ese estilo zeppeliano que te incita a quemar.

“Beacon the Light” y “From the Tower” ponen el punto final a un magnifico disco, muy bien producido y que deleitara a los fans del Heavy Doom.

Hatred

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>